Ya no es novedad para nadie que la alimentación tiene un papel muy importante en nuestra salud, ya sea por la posibilidad de prevenir problemas de salud, como por otra parte, podemos a través de una dieta desequilibrada contribuir a la aparición de patologías. Entre las patologías que la dieta puede impedir se destacan las enfermedades cardiovasculares. Estas se ven agravadas cuando recurrentemente se cometen errores como la excesiva ingesta de sal, grasas saturadas, alcohol y azúcares refinados.

Una de las principales recomendaciones nutricionales es la disminución en el consumo de colesterol, que no exceda los 300 mg diarios. Tenemos dos tipos de colesterol, HDL (“colesterol bueno”) y LDL colesterol (“colesterol malo”) que se acumula en las paredes de los vasos sanguíneos. Tanto el exceso de colesterol LDL, como la falta de colesterol HDL aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular.

El colesterol está presente en todos los alimentos de origen animal en diferentes cantidades. Tenemos carnes más ricas en colesterol, carnes rojas (vaca, cerdo,  menudillos, embutidos) y tenemos carne con menor contenido de colesterol que se llaman carnes blancas, donde encontramos la carne de conejo.

La carne de conejo es baja en grasa y colesterol, una ventaja nutricional cuando se compara a la de cerdo o vaca * (ver tabla).

Este tipo de carne se recomienda en lugar de carne roja para aquellos que quieren reducir el colesterol.

Como puede ver, no necesita renunciar a los placeres de la carne para tener una buena salud.

 

 

Tipo de Carne Colesterol (mg/100gr)
Conejo cru 48
Cerdo (chuleta) crudo 74
Vaca (lomo) cruda 91
* Tabla de composición de alimentos – Instituto Nacional de Saúde Doutor Ricardo Jorge.

Conejo con judías:

  • 1 Conejo
  • 3 Cucharas de aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 2 Cebollas medianas
  • Sal y pimienta al gusto

Marinada:

  • 1 Botella de vino tinto
  • 3 Dientes de ajo picado
  • 1 Hoja de laurel
  • Romero/Tomilho y perejil al gusto
  1. Cortar el conejo y dejar 24 horas a marinar
  2. Freír la cebolla y el ajo picado en un hilo de aceite de oliva.
  3. Agregar los trozos de conejo drenados freír en fuego fuerte. Sazonar con sal y pimienta.
  4. Unir parte del líquido de la marinada y cocinar a fuego lento.
  5. Cuando el conejo esté cocido, retirar los trozos y añadir las judías blancas previamente hervidas y zanahorias en rodajas.
  6. Cocinar un poco y está listo para servir.